Admisión

Admisión y formación de los miembros. Miembros efectivos y miembros simpatizantes. Condiciones para ser miembros.

a- Para ser miembro efectivo de la Legión se deben cumplir las siguientes condiciones:

1-      Estar bautizado en la Iglesia Católica o haber sido recibido en ella .

2-      Ser confirmado, o a falta de ello, manifestar la intención de prepararse a recibir la confirmación.

3-      Formar parte de un “islote de santidad” y asistir regularmente a las reuniones, salvo impedimento legítimo.

4-      Después de un año de participación en la vida de un islote de santidad pronunciar el acto de ofrenda de la Legión en el seno de este grupo y en presencia del consiliario.

5-      Estar en regla con la cuota, siendo ésta un signo concreto del apoyo de la acción y de la propagación de la Legión. (Esto queda pendiente de la modalidad en cada región)

b- Las obligaciones de los miembros son las siguientes:

1-      Tener un inmenso respeto hacia la Eucaristía.

2-      Hacer el ofrecimiento del día por el Papa y por toda la Iglesia.

3-      Llevar una vida de desprendimiento y de caridad hacia el projimo.

4-      Hacer oración si es posible cada día según las disponibilidades de estado.

5-      Rezo diario del Rosario.

6-      Participar regularmente en las reuniones de su islote de santidad, salvo impedimento tal como la edad, la distancia o a la enfermedades.

c- Los miembros simpatizantes de la Legión Art. 35 de los Estatutos son aquellas personas que pese a no cumplir las condiciones para ser miembros efectivos, manifiestan sin embargo, un interés por la Legión o pòr el Mensaje y desean participar en su vida en la medida de su posibilidad y aceptan vivir segun su espíritu. Los responsables de los islotes de santidad los acogerán de buen grado, procurando informarles sobre los medios para llegar a ser miembros efectivos.

d- Él o la responsable deberá evitar a toda costa la siguiente actitud. Querer dirigir a las Almas Pequeñas de su Islote en la elección de vida que ellas deben hacer. La o el responsable no es un maestro a quien uno se confía para las decisiones que debe tomar de su propia vida.
La ayuda que la o el responsable podrá aportar en la vida del islote, un clima de oración, que facilite la oración del corazón, el diálogo íntimo con Jesús.

e- Los encuentros y retiros serán orientados hacia la formación de las Almas Pequeñas en el espíritu de la pequeñez y en la oración del corazón; la oración mental a partir del Evangelio y del Mensaje y se podrá también recurrir con ventaja a los maestros del Carmelo, San Juan de la Cruz, Santa Teresa de Avila

Anuncios