El Carisma

Un sueño de Margarita, es decir, un sueño inspirado, nos introducirá en este capítulo:
<<(…) en sueños me encontraba en la Iglesia delante de una imagen del Niño Jesús. Al pie de la imagen, una inscripción: la letra P. Comprendi que hacía falta alcanzar esa letra y tocarla con el dedo. No recuerdo haber visto a nadie lograrlo. En cuanto a mí, creo haberlo conseguido con un salto. ¿Qué quieres decir esto?. A mi entender, la letra P. indicaba: Pequeñez. Pensé que debía alcanzar esta etapa de la verdadera vida cristiana. Almas Pequeñas, pequeñez, todo lo que quiere Jesús. Y es el Niño, el querido Niño Jesús quien me daba esta lección. Y en mí vida espiritual, es lo que siempre ha predominado, y es lo esencial del Mensaje Divino; ser pequeño para alcanzar el amor perfecto de Cristo>> (Mensaje Tomo I autobiografía de la Mensajera)

La palabra carisma significa “don gratuito”, es decir una gracia particular dada por Dios, que no requiere un esfuerzo humano para adquirirla, sino una abertura de la voluntad para recibirla. Volviendo al sueño de Margarita, podemos decir que el Carisma de Margarita, y con ella de todas las Almas Pequeñas es alcanzar la letra P. y conseguir la pequeñez.”No recuerdo haber visto a nadie lograrlo”, dice Margarita.
“En cuanto a mí, creo haberlo conseguido con un salto”. No se deben comprender estas palabras en el sentido de que Margarita estaba más preparada que todas las otras personas para alcanzar la Pequeñez, sino en el sentido de que eso le fue dado a ella. Invitada Margarita a alcanzar la pequeñez evangelica, Jesús le ha dado gratuitamente el ser y permanecer pequeña. Este es el carisma de Margarita. Sobre este carisma se apoya la Legión como lo indica el artículo primero de los Estatutos <<Las Almas Pequeñas del Corazón Misericordioso de Jesús”… es un movimiento de espiritualidad, cuyo origen descansa en el carisma de su fundadora Margarita…>>

El carisma de la Legión de las Almas Pequeñas, es pues, una calificación de “Alma Pequeña” que es dada. La cuestión es aceptar sin retroceder ante las incomprensiones y burlas eventuales. Es vivir en el espíritu del Evangelio, en la fe, la esperanza y la caridad, con la conciencia profunda de nuestra pequeñez y en total dependencia del Amor Misericordioso. No se debe entender aquí la palabra “carisma” como don extraordinario. Aceptar el carisma de Alma Pequeña es simplemente consentir el ser mirado como Alma Pequeña y querer serlo de verdad.

A este carisma de Pequeñez se añade para Margarita el carisma profético (“que transmite una palabra de Dios” y no ” “que predice el porvenir”), como lo expresa Jesús en el Mensaje del 29 de Julio de 1970:
<<Si Yo hablo solo, los corazones no se abren siempre a mi Voz. Si comparto mi deseo de amor con un alma Pequeña…esto conmueve mas e impresiona la sensibilidad.
Tu misión, hija mía, es hablar en mi Nombre. La prueba de mi Amor está en tu corazón donde estoy para amar y consolar.
Tu anonadamiento está en la humildad en la que te mantengo. Y si las almas vienen a ti, es a Mi a quien buscan en ti. Sigues siendo mi alma chiquitina sin otro deseo que de amarme y de ser fiel a la gracia que te visita>>.
Este carisma profético es propio únicamente de Margarita en el seno de la Legión. Ella ha sido elegida para ello por Jesús, mientras que la “Pequeñez” es el carisma propio de todas las Almas Pequeñas”. Hay que comprender muy bien que la Legión no reúne a las personas que piensan que Jesús les habla por medio de locuciones interiores, sino más bien a aquéllas que aceptan ser Alma Pequeña.

Del carisma se desprende la especificidad de la Legión de las Almas Pequeñas, es decir, lo que es su característica propia. Esta especificidad es dejarse formar por el Mensaje a través de todos los acontecimientos de nuestra vida, para llegar a ser una verdadera Alma Pequeña.